24 mar. 2015

EL ESTADO

 EL ESTADO COMO ORGANIZACIÓN DEL PODER POLÍTICO

El Estado representa un conjunto de mecanismos y procesos que exigen la descentralización del poder y la aparición de instituciones especializadas en su administración.  Su finalidad consiste en lograr el bien común y la felicidad de los ciudadanos, así como una convivencia ordenada. En este tema vamos a profundizar en el concepto de Estado, aclararemos en qué consiste, cuáles son sus límites y cómo se organiza.

1.- NACIÓN Y ESTADO

 Nación
La palabra «nación» procede del concepto latino natio, que significa «comunidad de origen» o «comunidad de procedencia». Así pues, el concepto de nación describe a una agrupación de personas que se constituye a partir de sus costumbres y tradiciones. Una nación es, por tanto, una sociedad consciente de ello, que se basa en lazos primordiales y sólo existe porque sus miembros se confiesan parte de ella. Los miembros de una nación se distinguen por una identidad común o conciencia colectiva y, generalmente, por un mismo origen, lengua, tradición, cultura o territorio.
El concepto de nación ha evolucionado a lo largo del tiempo. Así, en la Edad Media, una nación se definía como un grupo de personas a las que se les atribuía un mismo origen. Sin embargo, el uso moderno del término surgió en el contexto de la Revolución francesa. A partir de este episodio histórico, una nación pasó a ser entendida como un todo organizado en un territorio con límites precisos cuya unidad se basaba en el consentimiento o «la voluntad de vivir juntos» y no en el origen o la raza.
En la edad contemporánea el nacionalismo, mal entendido, ha ocasionado guerras y enfrentamientos. Por ello, algunos pensadores defienden una idea que se opone a la de Estado-nación y que intenta homogeneizar cultura, lengua y tradiciones. Este modelo es el Estado plurinacional, un modelo en el que conviven todas las identidades culturales. La distribución del territorio en naciones a veces no se hace en función del concepto de nación. La construcción del muro de Berlín tras la Segunda guerra mundial es prueba de ello. Con su caída se volvieron a unificar las dos Alemanias muchos años después.

¿CÓMO DEFINIR UNA NACIÓN?
La nación es un complejo desestructurado en el cual influyen factores muy diversos y cambiantes. De un lado, intervienen factores visibles de diferenciación: lengua, raza; de otro, factores objetivos: territorio, población; y finalmente, factores simbólicos: sentimiento de pertenencia, mitologías. Es decir, en el fenómeno nacional confluyen una serie de factores diversos que, en ellos mismos, no son determinantes pero sí condicionantes por su configuración. Por si solas no explican el nacionalismo, aunque lo posibilitan. Por esta razón, el que se trata de analizar en cada caso es el elemento catalizador, que consolida la nacionalidad como totalidad diferenciada y diferenciadora. Es precisamente este aspecto el elemento más impreciso y ambiguo de la cuestión nacional: nos encontramos en un campo que no admito definiciones apriorísticas y universales sin caer en la codificación. Al contrario, cada movimiento nacional requiere un análisis en profundidad, singular y específica, que permita de delimitar las características, la intencionalidad, el alcance y el significado.
J. F. Marshal , La nación como problema.


 Estado
El Estado es la forma de organización política más extendida entre las comunidades humanas. El Estado no debe confundirse con el gobierno de una nación. El Estado se estructura en distintos organismos o instituciones y entre ellas se encuentra el gobierno que se encarga de hacer efectivas las leyes aprobadas por el Parlamento. Además de un gobierno, en un Estado existen otros organismos reguladores como el senado, los tribunales, los ayuntamientos,etc.



2. CARACTERÍSTICAS DEL ESTADO

El Estado es una comunidad establecida en un determinado territorio y forma una unidad política superior, independiente y soberana.
-Tiene poder territorial. Se trata de la base física y geográfica del Estado. Las personas y las cosas que se encuentren en él están bajo su poder político. El poder del Estado se extiende a todo el territorio que delimitan sus fronteras. cualquier persona u organización que actúa en su territorio queda sometido a sus normas. por ejemplo, un extranjero de visita en el estado español estará sometido a la legislación nacional durante su estancia y será sancionado si no la cumple.

-Es soberano.
En el ámbito estatal no existe una instancia superior a la que el Estado deba someterse.
En este sentido es el máximo soberano dentro de su territorio, pues tiene la autoridad suprema. El resto de las asociaciones (empresas, fundaciones...) se subordinan a él. En la actualidad, la importancia de las organizaciones supraestatales (ONU, UE...) ponen en entredicho que los estados puedan regirse con independencia de lo dictado por lo organismos internacionales.

- Monopolizar en exclusiva la violencia legítima. El Estado es el encargado de mantener el Esto se consigue a través de las fuerzas policiales, encargadas de velar por el mantenimiento de la seguridad de los ciudadanos y sometidas a las órdenes de las autoridades políticas, legislativas y judiciales.  Se trata de utilizar la capacidad de imponer el orden por la fuerza, e incluso en contra de las voluntades particulares. También tiene la obligación de proteger a sus miembros de las amenazas interiores y exteriores. En las sociedades actuales el Estado es el único que puede y debe usar la fuerza para mantener el orden y la paz social en su territorio. Otras organizaciones (mafias, clanes...) o individuos, de hecho, usan la violencia, pero lo hacen ilegalmente y son perseguidos y sancionados por el Estado.
Estas son las características principales del Estado, pero también podemos añadir otras:
Promover el bien común. Al Estado le corresponde defender y promover el bien común en la sociedad civil. Se trata de un hecho ético, pues incorporaría un ideal de justicia que se expresa en la aspiración de servir al bien común. Este punto es el que más nos interesa en esta asignatura y por eso le dedicamos un apartado a parte.
Administrar los asuntos públicos. El Estado tiene la obligación de gestionar y legislar sobre los asuntos que afectan a sus ciudadanos
Ser un agente económico. La gestión del Estado en este ámbito es de suma importancia, pues recauda impuestos, provee a los ciudadanos de diversos bienes públicos y, en ciertos casos, administra empresas públicas. 
Emitir dinero y regular mercados. En las sociedades modernas, el Estado asume asimismo las funciones de producir y poner en circulación papel moneda, títulos o valores, etc. Además, es el encargado de ordenar diversos mercados y de influir en el comportamiento económico del país mediante su política económica y las diversas reglamentaciones que pueda imponer.
Distribuir la riqueza. Se dice que existe un estado de bienestar o estado benefactor cuando el Estado asegura la sanidad, la vivienda, la educación y las pensiones a los ciudadanos, así como una justa distribución de los recursos económicos. 
La intervención mayor o menor del Estado en la economía y en los asuntos públicos es la diferencia principal entre las políticas liberales y socialistas.

3.  LA SOBERANÍA Y LOS LÍMITES DEL ESTADO

Vivimos en una época en la que el poder político muestra su debilidad frente a la poderosa competencia de los medios financieros y los poderes mediáticos. No es de extrañar que, ante esta situación, la soberanía de los diferentes Estados se vea amenazada.
Uno de los primeros teóricos que reflexiona sobre la soberanía es Jean Bodin, quién señala que la soberanía representa el «poder absoluto y perpetuo de una república».
En términos generales, la soberanía es el derecho de una institución política a ejercer su poder o el poder supremo e independiente que tiene el Estado:
-          se trata de un poder supremo, es decir, no existe un poder que esté por encima del Estado.
-          se trata de un poder independiente, o sea, que no está subordinado a ningún tipo de autoridad, sea política, económica o de otra índole.
En las democracias representativas, mientras que el pueblo es el soberano, los órganos que le representan son quienes ejercen la soberanía en la práctica diaria.


Soberanía, poder y autoridad están relacionados. Siempre que exista un fin legítimo que cumplir, se debe contar con la capacidad necesaria para ejecutar el poder. Por ello, se puede afirmar que el poder representa la fuerza legítima que tiene el Estado para hacer cumplir sus decisiones y alcanzar sus fines. Por ello, la idea de poder se complementa con la de autoridad. La autoridad es un poder legítimo del Estado que se ejerce a través de los órganos indicados para ello. Es también un derecho que consiste en dirigir y ordenar. En los ámbitos jurídicos se indica que la autoridad sin poder es ineficaz y el poder sin autoridad es injusto.

4. FORMAS DE ESTADO

Históricamente el Estado ha ido cambiando, desde los primeros Estados autoritarios hasta lo que hoy se califica como Estado social de derecho.

4.1. ESTADO AUTORITARIO

El Estado se caracteriza por el hecho de que su autoridad es ilimitada, no está sometida a ningún tipo de control. no reconoce ningún organismo que, legítimamente, pueda oponerse o controlarlo. Básicamente, este monopolio de la autoridad se refleja en la imposibilidad que viven los ciudadanos para intervenir en los asuntos de Estado: no puede elegir a los gobernantes, no pueden expresar su desacuerdo, no hay órganos judiciales independientes. así los ciudadanos se encuentran indefensos frente a cualquier abuso de autoridad, ya que no tienen un medio legal para defender sus derechos. Podemos distinguir:
- Estado absolutista: es característico del inicio de la Edad Moderna. Por ejemplo, el reinado de Felipe II en España, de Luis XVI en Francia o de Enrique VIII en Inglaterra. El poder del soberano es ilimitado y no está sujeto a restricciones de ningún tipo dentro de su frontera. No son elegidos por sus súbditos, ni éstos pueden oponerse de ninguna forma a su mandato.
- Estado totalitario: tiene las mismas características que el estado absolutista pero existe un control aún más exhaustivo en el ámbito social y personal. El estado controla incluso la vida privada de las personas. La educación, los medios de comunicación, la familia, las creencias religiosas... son vigilados para evitar oposiciones que amenacen el poder del Estado. Suelen ser dictaduras militares como la España de Franco o la Unión Soviética de Stalin.

4.2. ESTADO DE DERECHO

-estado de derecho:  la autoridad estatal está sometida al dominio de la ley. El poder político, no puede ejercerse arbitrariamente, sino que debe hacerse dentro de los límites del ordenamiento legal. Esto significa que las personas que gobiernan no pueden hacer lo que se les antoje sino que han de tomar sus decisiones dentro de lo que marca la ley. el objetivo es proteger los derechos individuales frente a los abusos que pueda cometer el propio Estado.
En un Estado de derecho, los derechos se consideran incluso sup aeriores a la autoridad estatal, pues el estado tiene sentido como gurdian de los derechos. la libertad de expresión  o la la de asociación son derechos que el estado debe promover y proteger. la estructura y el funcionamiento de un estado de derecho pueden variar de un país a otra, pero tiene dos rasgos característicos:
- Constitución:  es la ley máxima que regula y estructura el funcionamiento del estado. Es un documento en el que se fijan por escrito las normas generales, los órganos y procedimientos para  el ejercicio del poder y la relación que estos órganos tienen con los individuos y sus derechos.  Los primeros textos de este tipo se remontan al siglo XVIII y son herederos directos de la revolución francesa y americana.
- Separación de poderes:el filósofo francés Montesquieu introdujo la idea de que para evitar los abusos el poder mismo debía poner freno a su poder. El mecanismo para hacerlo consiste en hacer recaer los tres tipos de poder que posee (ejecutivo, legislativo y judicial) en manos distintas e independientes. De esta forma se imposibilita la aparición de un poder demasiado unitario y global que no encuentre limites a su dominio, pues como afirmó el propio Montesquieu: todo hombre que tiene poder siente la inclinación a abusar de él, yendo hasta donde encuentra límites.

-poder legislativo          parlamento                  elabora la leyes y controla al poder ejecutivo
-poder ejecutivo            gobierno          aplica las leyes y dirige la administración y defensa del Estado
-poder judicial              tribunales              aplica las leyes y vigila la legalidad de las leyes aprobadas

- estado social y de derecho: se basa en la convicción de que el reconocimiento legal de las libertades individuales es indispensable, pero insuficiente. para que el estado sea justo y satisfactorio para sus ciudadanos, no solo debe ajustarse al derecho sino que también debe subsanar las deficiencias y desigualdades que genera el propio sistema. Por influencia del los movimientos socialistas del s.XIX se reconoce que para hacer efectivos muchas de las libertades individuales es preciso asegurar también una mínima igualdad social entre los ciudadanos. No es suficiente con que todos seamos iguales ante al ley pues las libertades fundamentales (de expresión, de profesión, ...) pueden quedarse en puras formalidades si no se asegura una igualdad mínima de vida. por esta razón el estado debe intervenir directamente en la consecución de derechos, como el derecho a una vivienda y a un trabajo dignos, a una buena educación y a una atención sanitaria adecuada. La función principal del Estado ya no se reduce, por tanto, a proteger y velar por los derechos individuales, sino que se le reconoce, además, una labor fundamental en el ámbito social. Así pues, se entiende que entre sus funciones está también promover el bienestar material y la seguridad económica de sus ciudadanos. se consideran responsabilidad suya la organización de la sanidad y la educación
gratuitas, la protección de la vejez, la constitución de servicios personales y sociales para hacerse cargo de los sectores menos favorecidos de la sociedad, la creación de seguros de desempleo,etc. El estado se ha convertido, en la sociedades democráticas, en un Estado de bienestar.

5. LA ORGANIZACIÓN DEL ESTADO

La familia marcó la pauta para una de las primeras estructuras sociales. Después, se desarrollaron otras formas pre-estatales diferentes, como la banda, la tribu, el clan, etc, el Estado ya existía desde las culturas egipcia, griega y romana. A lo largo de la historia de la Humanidad, el concepto de Estado y su distribución han ido variando. Así, el Estado se estructura de diferentes formas, aunque básicamente se distinguen dos: unitaria y federal.

-          Estructura unitaria. El Estado unitario es una institución organizada de forma que el poder político se concentra en un único centro de decisión. En este tipo de Estados no existe la diversidad territorial o regional, si bien el poder central puede delegar y revocar competencias a subunidades territoriales como municipios o provincias. Este tipo de sistema puede ser centralizado o descentralizado.
·         Centralizado: el poder reside en la Administración central.
·         Descentralizado: el poder se distribuye en regiones o comunidades autónomas.

-          Estructura federal. Es una organización del Estado formada por distintos organismos, como estados, asociaciones, agrupaciones, sindicatos, etc. Estos organismos se asocian delegando algunas libertades o poderes propios a otro organismo superior, el Estado federal o federación. Sin embargo, conservan una cierta soberanía, ya que algunas competencias les pertenecen exclusivamente. Este tipo de sistema también presenta dos variantes: confederación de Estados o Estado federal.
·         Confederación de Estados. Es una comunidad de Estados soberanos que surge como consecuencia de un proceso asociativo entre estados independientes.
·         Estado federal. Es aquel que está formado por Estados particulares, cuyos poderes regionales tienen autonomía e incluso soberanía para su funcionamiento interior.
En el caso de España, la Constitución española de 1978 establece un modelo de organización territorial que se encuentra a medio camino entre un Estado unitario y un Estado federal. Este modelo ha recibido el nombre de «Estado autonómico». Este tipo de Estado es soberano, las comunidades autónomas gozan de cierta autonomía política y los ayuntamientos gozan de autonomía administrativa. El Estado español se estructura, por tanto, en tres niveles con órdenes separados pero integrados. El primer nivel está formado por las instituciones políticas centrales, el segundo nivel por las comunidades autónomas y el tercer nivel por los entes locales o ayuntamientos. Pero la soberanía pertenece a la totalidad del pueblo español y, por tanto, al Estado como conjunto de ciudadanos que conforman un territorio llamado España.



ACTIVIDADES
  1. ¿Quién ostenta el poder legislativo en España? ¿Con qué límites
6. TEORÍAS SOBRE EL ORIGEN Y FUNDAMENTO  DE LA SOCIEDAD POLÍTICA

A lo largo de la historia del pensamiento político se han sostenido distintas teorías acerca de la sociedad y el Estado.

6.1. TEORÍAS DE LA ANTIGÜEDAD

6.1.1. La teoría platónica

Para Platón, el hombre firma el contrato de ciudadanía, término que aparece en su obra República. Por el contrato de ciudadanía el ser humano elige pertenecer a un estado y suscribe con él un pacto tácito por el cual se obliga a cumplir las leyes, incluso cuando éstas sean injustas. Para comprender el sentido de esta doctrina completamente, hay que entender que ser hombre y ser ciudadano es lo mismo para este filósofo.
En Platón, tanto la concepción ética como la política giran en torno a la virtud de la justicia.
La justicia es el fundamento de la ciudad-estado y la ley justa es la esencia de toda igualdad o derecho. Para Platón los justos eran los merecedores de todas las dignidades del Estado. Se llegaba a ser justo después de un proceso de perfeccionamiento de las virtudes a través de la educación, la razón, la fortaleza y la prudencia. En conclusión, los que alcanzaban el conocimiento de las ideas de Justicia, Verdad, Belleza y Bien, en general los filósofos, eran los destinados para el gobierno de la polis o ciudad-estado.
Platón es considerado un crítico de la democracia, pues considera que ésta es anárquica y pone en un mismo nivel al sabio y al ignorante. En contraposición, defiende un gobierno aristocrático basado en el saber y la prudencia.

ACTIVIDAD

EL CONTRATO DE CIUDADANÍA

Los hombres cometieron y sufrieron la justicia alternativamente; experimentaron ambas cosas, y habiéndose dañado por mucho tiempo los unos a los otros, no pudiendo los más débiles evitar los ataques de los más fuertes ni atacarlos a la vez, creyeron que era un interés común impedir que se hiciese y que se recibiese daño alguno.
De aquí nacieron las leyes y las comunicaciones. Se llamó justo y legítimo lo que fue ordenado por la ley [...] y se ha llegado a amar la justicia no porque sea un bien en sí misma, sino en razón de la imposibilidad en que nos coloca de dañar a los demás.
PLATÓN. La República, libro II. Alianza Editorial, Madrid, 1994

1. Según Platón, ¿por qué surge la ley?
2. ¿Por qué «se ha llegado a amar la justicia»?

6.1.2. Teoría aristotélica

Si para Platón la sociedad deriva de un pacto, para Aristóteles es algo natural, consecuencia del hecho de que el ser humano es esencialmente sociable. Incluso más que a las abejas, la naturaleza arrastra instintivamente a todos los hombres a la asociación política. En otras palabras, para este filósofo, el hombre es un «animal político». De esta forma, lo que caracteriza al ser humano no es sólo vivir en sociedad, sino también ocuparse de las cosas de la polis o del bien común, que es la actividad por excelencia del ser humano. El Estado es, pues, una organización política que resulta de la asociación de individuos, familias y pueblos. También tiene un origen natural. Su finalidad consiste en resolver las necesidades básicas de la vida y lograr que los ciudadanos puedan satisfacerlas.
El núcleo originario de la comunidad social o política es la familia, porque el concepto de Estado de Aristóteles se basa en la convivencia de todos los días. Las pequeñas asociaciones de grupos familiares dan lugar al surgimiento de la aldea. La asociación de aldeas da lugar a la constitución de la ciudad.
En cuanto a su teoría política, Aristóteles nos propone una teoría de las formas de gobierno tras estudiar las diversas constituciones de las ciudades-estado de su época. La teoría de las formas de gobierno se basa en una clasificación que toma como criterio la realización del interés común y no la búsqueda del propio interés del gobernante.


ACTIVIDAD


BIEN COMÚN O INTERÉS PARTICULAR


Dado que régimen político y forma de gobierno significan lo mismo, y que la forma de gobierno es aquello que es soberano en las ciudades, es necesario que sea soberano uno sólo, o bien unos pocos, o bien la mayoría; ciertamente, cuando es uno solo, o bien la minoría o la mayoría gobiernan atendiendo el interés común, estos regímenes políticos son necesariamente rectos; pero aquellos que lo hacen atendiendo al interés particular o bien de uno sólo, o bien de la minoría, o de la masa, son desviaciones. Porque, o bien los miembros de una ciudad no se han de denominar ciudadanos, o bien hace falta que tomen parte en las ventajas. De los gobiernos unipersonales, estamos acostumbrados a denominar reino aquel que pone los ojos en el interés común; al gobierno de pocos, pero de más de uno, aristocracia; pero cuando gobierna la masa atendiendo al interés común, recibe el nombre común a todos los regímenes políticos: democracia. Las desviaciones de los regímenes mencionados son: de la monarquía, la tiranía; de la aristocracia, la oligarquía; de la democracia, la demagogia. En efecto, la tiranía es una monarquía que mira el interés del monarca; la oligarquía, el de los mejores; la demagogia, el interés de los pobres; pero ninguna de ellas mira el provecho de la comunidad.
 Aristóteles, Política

a) Resume cuáles son las formas de gobierno, según Aristóteles. ¿Qué criterio de clasificació ha usado? ¿Puedes citar un ejemplo histórico de cada uno de estos regímenes políticos?
b) ¿Crees que esta clasificació sería válida por las sociedades modernas? ¿Por qué?
c) ¿Por qué dice Aristóteles que así como la monarquía puede acontecer tiranía, la democracia puede acontecer demagogia? ¿Por qué relaciona la demagogia con el interés de los pobres?

LA POLÍTICA Y LA VIDA EN COMÚN DEL SER HUMANO

La política, por su parte, tiene por objeto la vida del hombre en la polis, el análisis de las constituciones, de las leyes y regímenes que los hombres se han dado en su vida en común, para explorar, desde ahí, cuáles de las virtudes privadas pueden ser consideradas también virtudes públicas y cuál puede ser el régimen que mejor concuerde con estas virtudes. En suma, el objeto de la política es la comunidad buena [o el buen gobierno] de los hombres asociados. Ahora bien, como Aristóteles consideraba que el ser humano es zoon politikón, o sea, un animal ciudadano, un animal cívico, social o —literalmente— un animal político, él mismo no deja de recordarnos constantemente que la virtud, la justicia y la felicidad se alcanzan, cuando se alcanzan, en nuestro caso, socialmente, en relación con los otros en la ciudad, en la polis, o sea, políticamente.

FERNÁNDEZ BUEY, F., Ética y filosofía política.

1. ¿Qué significado tiene para el autor la afirmación de que el ser humano es un «zoon politikón»?
2  Según el autor del texto, ¿puede conseguirse la justicia al margen de la comunidad o ciudad?
3. El autor señala en el texto que «el objeto de la política es la comunidad buena [o el buen gobierno] de los hombres asociados». Cuál es el tipo de gobierno bueno que consideras para la sociedad en la que vivimos.

6.2. LA TEORÍA MEDIEVAL DEL BIEN COMÚN

Durante la Edad Media, la teoría que se impuso en relación con el origen de la sociedad fue la teoría del bien común.
Si bien desde un punto de vista filosófico sus raíces son griegas, la idea del bien común que más influjo tendrá en la filosofía medieval es la romana.  La idea jurídica del bien común se plasma, por ejemplo, en la noción de bienes del pueblo romano. La defensa de los bienes colectivos predomina sobre la de los individuales. La virtud de la justicia representa una ordenada convivencia entre los seres humanos a través de la res publica o sociedad que se une en busca de la utilidad común.
El pensador medieval que más profundizará en la idea del bien común será Tomás de Aquino. Para este pensador, el bien común es el bien de todos los miembros de la comunidad y se regula mediante leyes. La ley representa un orden racional, tiene como finalidad el bien común y está promulgada por quien tiene a su cuidado la cosa pública, es decir, la autoridad política. Así pues, ley y justicia van unidas. Para Tomás de Aquino la virtud es el hábito por el cual el ser humano le da a cada uno lo que le es propio mediante una voluntad constante y perpetua. La justicia siempre se dirige hacia el bien del otro, es decir, hacia el bien común de todos esos asuntos que conciernen a los individuos particulares.

6.3.  LAS TEORÍAS MODERNAS

El contractualismo comprende un conjunto de teorías políticas que ven el origen de la sociedad y el fundamento del poder político en un contrato social. La organización social y las vidas de los miembros de la sociedad, en términos de justificación, dependen de un acuerdo que permite establecer los principios básicos de la misma. El contrato social representa una teorización de la legitimidad de la soberanía política.
Exponemos a continuación las tres teorías clásicas del contractualismo:

6.3.1 Teoría absolutista
Thomas Hobbes concibe el Estado como resultado de un pacto. En virtud de este acuerdo, el ser humano cede parte de su libertad a una entidad superior capaz de evitar que la confrontación entre los diferentes intereses individuales degenere en un conflicto social. De esta forma, se evita la «guerra de todos contra todos». Esto debe ser así ya que, para Hobbes, el ser humano es egoísta y antisocial por naturaleza, pues «el hombre es un lobo para el hombre». Además, tiende a satisfacer sus propios intereses aun en perjuicio de sus semejantes. En conclusión, el Estado aparece como un poder total y absoluto que dicta las leyes y la moral. Se impone a la voluntad de los miembros de la sociedad que le cedió sus derechos. El Estado se convierte en un instrumento necesario que, al asumir los derechos, garantiza la paz y la concordia entre los individuos, poniendo punto final al estado de terror previo a su creación. La sociedad civil, como la organización de todos los súbditos que es, está sometida al poder del Estado.


ACTIVIDAD

LA CREACIÓN DEL ESTADO

Sea el día sexto de la creación, o sea, el de la creación del hombre. O, si lo prefieren, el día de la hominización. Anoche la mona A se acostó mona. Mientras dormía, mutó, y hoy ha despertado humana. Ha bostezado, se ha sentido un poco rarilla, ha visto que pierde pelo, pero tiene hambre como cuando era mona. Sale, pues, de la cueva en busca de desayuno. Ve que del banano próximo cuelga una banana apetitosa y adelanta hacia ella la mano, ayer zarpa. Ocurre, sin embargo, que de la cueva contigua sale otra mona con los mismos síntomas y gestos. Mutó también mientras dormía La llamaremos mona B. Las dos se miran y rectifican la dirección de su garra. La dirigen ahora hacia la mona vecina y mientras cruzan miradas navajeras pronuncian la primera palabra humana, mismamente como ayer: “Grrr”. Y piensan que la cosa pinta mal porque ambas temen por su vida. Ven, entonces, que por allí cerca pasa la mona C. Tienden un dedo y la llaman con un “psst”. Le dicen: “Las dos queremos la banana, pero como no queremos morir por ella, di tú lo que debemos hacer, y te obedeceremos”. El Estado ha sido inventado. La mona C ha sido llamada a poner ley y orden.
Hasta aquí, Thomas Hobbes (Leviathán, XVII) pasado a parábola. Orillemos el problema que plantea la comida de la mona C (impuestos) y prosigamos. ¿Qué dirá sobre la comida de las monas A y B? Dado que no puede multiplicar la banana, sólo le quedan básicamente dos soluciones, malas las dos, por cierto: decretar la partición de la banana o darla entera (impuestos deducidos) a una de las dos monas, mientras promete confusamente a la otra que ya comerá mañana (si riega el banano).
VALLS, R., Ética para la bioética y a ratos para la política. Gedisa, Barcelona, 2003

1. Explica ahora tú la idea central del texto sin recurrir a la parábola de las monas.
2.¿Se quedarán contentas las monas con cualquiera de las posibles soluciones?
Si la invención del Estado no va a multiplicar los bienes disponibles, ¿sirve realmente para algo? ¿Qué puede solucionar la política a los ciudadanos?

6.3.2. Teoría liberal
John Locke recoge la tradición anterior. La sociedad en su origen se encontraba en el estado de naturaleza. El estado de naturaleza consiste en que los seres humanos gozan de ciertos derechos naturales, como la vida, la libertad y la propiedad. Sin embargo, los individuos violaron esta «ley natural» al no observar estrictamente los mandatos de la equidad y la justicia. Por ello, los bienes que cada persona posee en ese estado no están a salvo y su disfrute es incierto. Para garantizar una vida digna y pacífica, los individuos ceden sus derechos a un grupo de soberanos, pero teniendo en cuenta que tal cesión no es perpetua ni irrevocable. Locke reconoce así el derecho a la rebelión si el soberano no cumple con los límites de lo pactado.

Si en el estado de naturaleza el hombre es tan libre como hemos dicho; si es dueño absoluto de su propia persona y posesiones, igual que el más principal, y no es súbdito de nadie, ¿por qué razón renuncia a su libertad?¿Por qué entrega su imperio y se somete al dominio y control de otro poder? La respuesta obvia es que, aunque en el estado de naturaleza tiene ese derecho, aún así, su capacidad de disfrutarlo es muy incierta y se ve constantemente expuesta a la invasión de los otros. Pues al ser todos tan reyes como él, todos por igual, y dado que la mayoría de ellos no son estrictos observadores de la equidad y la justicia, el disfrute de la propiedad de que se dispone resulta ser bastante inseguro. Esto es lo que le hace desear abandonar esta condición, que, por muy libre que sea, está llena de temores y peligros continuos. y no le falta razón cuando procura y anhela unirse en sociedad con otros que ya lo están o que tienen el propósito de estarlo, para la mutua preservación de sus vidas, libertades y haciendas, a todo lo cual me vengo refiriendo con el término general de propiedad.
Jhon Locke, Dos ensayos sobre el gobierno civil.

6.3.3. Teoría soberanista
Jean-Jacques Rousseau, reflexiona sobre el concepto de soberanía. Para este pensador, el derecho a gobernar depende de la voluntad general de los gobernados. La soberanía deja así de residir en una persona y se traslada al conjunto de la comunidad política, que será la encargada de legitimar la acción de gobernar. Para Rousseau, el estado de naturaleza se caracteriza por la libertad, la igualdad y la bondad. Los seres humanos viven en una suerte de inocencia originaria, hasta que la aparición de la sociedad y de la noción de propiedad den lugar al egoísmo y la maldad. Según este pensador, la sociedad corrompe a los humanos al lanzarlos en competencia mutua, si bien garantiza ciertas necesidades básicas. Por tanto, en un estado social debe haber un acuerdo entre ciudadanos para poder llegar a mitigar las desastrosas consecuencias de una sociedad corruptora. Nace así la necesidad de un contrato social. El contrato social de Rousseau consiste en un pacto por el que se eliminan los egoísmos individualistas mediante la sumisión de cada ciudadano a la voluntad general unánime y asamblearia. El modelo político propuesto por Rousseau sería la democracia directa. El Estado, es para Rousseau un medio de desarrollo moral de la humanidad; por tanto, debe tender a conseguir el bien común.


ACTIVIDADES

EL PACTO SOCIAL


Supongo a los hombres llegados a ese punto en que los obstáculos que se oponen a su conservación en el estado de naturaleza superan cono su resistencia a las fuerzas que cada individúo puede emplear para mantenerse en ese estado. Entonces dicho estado primitivo no puede ya subsistir, y el género humano perecería si no cambiara su manera de ser. Ahora bien, como los hombres no pueden engendrar fuerzas nuevas, sino sólo unir y dirigir aquellas que existen, no han tenido para conservarse otro medio que formar miedo agregación una suma de fuerzas que pueda superar la resistencia, ponerlas juego mediante un solo móvil y hacerlas obrar a coro.
Esta suma de fuerzas no puede nacer más que del concurso de muchos; pero siendo la fuerza y la libertad de cada hombre los primeros instrumentos de su conservación, ¿cómo las comprometerá sin perjudicarse y sin descuidar los cuidados que a sí mismo se debe? Esta dificultad aplicada a mí tema, puede enunciarse en los siguientes términos: “Encontrar una forma de asociación que defienda y proteja de toda la fuerza común la persona y los bienes de cada asociado, y por la cual, uniéndose cada uno a todos, no obedezca, sin embargo, más que a sí mismo y quedo tan libre como antes.” Tal se el problema fundamental al que da solución el contrato social.
 Las cláusulas de este contrato están tan determinadas por la naturaleza del acto que la menor modificación las volvería vanas y de efecto nulo; de suerte que, aunque quizás nunca hayan sido enunciadas formalmente, son por doquier las mismas, por doquier están admitidas tácitamente y reconocidas; hasta que, violado el pacto social, cada cual vuelve entonces a sus primeros derechos y recupera su libertad natural, perdiendo la libertad convencional por la que renunció a aquélla. Estas cláusulas, bien entendidas, se reducen todas a una sola: a saber, la enajenación total de cada asociado con todos sus derechos a toda la comunidad. Porque, en primer lugar, al darse cada uno todo entero, la condición es igual para todos, y siendo la condición igual para todos, nadie tiene interés en hacerla onerosa para los demás.
 Además, por efectuarse la enajenación sin reserva, la unión es tan perfecta como puede serlo y ningún asociado tiene ya nada que reclamar: porque si quedasen algunos derechos a los particulares, como no habría ningún superior común que pudiera fallar entre ellos y lo público, siendo cada cual su propio juez en algún punto, pronto pretendería serlo en todos, el estado de naturaleza subsistiría y la asociación se volvería necesariamente tiránica o vana. En suma, como dándose cada cual a todos no se da a nadie y como no hay ningún asociado sobre el que no se adquiera el mismo derecho que uno le otorga sobre uno mismo, se gana lo equivalente de todo lo que se pierde y más fuerza para conservar lo que se tiene.Por lo tanto, si se aparta del pacto social lo que no pertenece a su esencia, encontraremos que se reduce a los términos siguientes: Cada uno de nosotros pone en común su persona y todo su poder bajo la suprema dirección de la voluntad general; y nosotros recibimos corporativamente a cada miembro como parte indivisible del todo.»
ROUSSEAU, El contrato social,

a)      Explica brevemente, y con tus palabras, los siguientes puntos:
 1: necesidad del pacto;         2: contenido del pacto;          3: ventajas del pacto
b) ¿En qué se diferencia la libertad natural de la libertad convencional?
c) Cuando Rousseau afirma que “si quedasen algunos derechos a los particulares (...) el estado de naturaleza subsistiría” ¿está diciendo que los ciudadanos particulares no tienen ningún derecho? ¿Qué quiere decir?
d) ¿Quien o qué es este cuerpo moral y colectivo que surge del pacto social? ¿Como lo denominamos normalmente hoy en día?

LIBERTAD Y OBEDIENCIA  A LAS LEYES
El voto del mayor número obliga siempre a las demás: es una consecuencia del propio contrato. pero hay quien pregunta cómo un hombre puede ser libre y estar forzado a ajustarse a voluntades que no son la suya. ¿Cómo los que se oponen son libres y están sometidos a  leyes a las que no han dado su consentimiento?
Mi respuesta es que la cuestión está mal planteada. el ciudadano consiente todas las leyes, incluso aquellas que se aprueban a pesar suyo, e incluso aquellas en las que lo castigan cuando se atreve a transgredir alguna. la voluntad constante de todos los miembros del Estado es la voluntad general: por ella es por lo que los ciudadanos son libres. cuando se propone una ley en una asamblea del pueblo, lo que se le pregunta no es si aprueba la propuesta o si la rechaza, sino si esta conforme o no con la voluntad general, que es la suya; al dar su voto cada uno emite su opinión al respecto y del cálculo de los votos se deduce la declaración de la voluntad general. por tanto, cuando prevalece la opinión contraria a la mía, no se aprueba otra cosa sino que yo estaba equivocado y que lo que yo consideraba como voluntad general no lo era. Si hubiese vencido mi opinión particular habría hecho otra cosa distinta de lo que hubiera querido y entonces es cuando no hubieses sido libre.
Esto supone que la voluntad general todabia coindide con la mayoria y cuando deja de coindidir , cualquiera que sea la decisión que adopte, ya no hay libertad.
Rousseau, Jean-Jacques, El contrato social.
1.- Explica cual es la idea principal del texto
2.- ¿que es la voluntad general?
3.- ¿cuál es el acto de libertad?
4.- explica el sentido de la última frase.


Analizando las distintas justificaciones del poder estatal que realizan los contractualistas, ¿qué crees que es preferible la libertad o la seguridad?

Por ejemplo, en el caso de las drogas, ¿es mejor que se liberalice la venta de droga y que cada uno decida libremente si la desea consumir o no; o es mejor que se persiga y se castigue su consumo garantizando la seguridad de que mucha gente no caiga en la adicción? Recoge por escrito tu opinión al respecto.


6.4. KANT

Según Kant, un Estado es una sociedad de seres humanos en la que nadie, por naturaleza, está legitimado para mandar y ordenar. Su formación se debe al contrato originario establecido entre los individuos. Sin ese contrato no se podría concebir derecho alguno.
Su célebre tesis de la "insociable sociabilidad" hace referencia a que los seres humanos están relacionados los unos con los otros por una especie de sociabilidad natural, pero que al mismo tiempo tienen la tendencia espontánea a oponerse los unos a los otros.
Pero como la naturaleza ha hecho capaz a la Humanidad de progresar hacia lo mejor, siguiendo el interés general, la sociedad ha de poder ser un espacio pluralista en el que las libertades coexistan pacíficamente y cooperen entre sí. Esto se logra por medio del Derecho, que funciona según principios universales de la razón.
El Estado debe conformarse al Derecho. De esta forma, el Estado puede establecerse como una república en la que cada uno solo se somete a las leyes que él mismo haya dado su consentimiento: solo se somete a la ley que le obliga recíprocamente. Esta es la forma en la que Kant establece la participación y la igualdad en la soberanía.
Confluyen, por tanto, la idea de un Estado como medio de garantía del uso de la libertad de los individuos y la idea del Estado como expresión de autonomía o de la participación de los ciudadanos en la creación de la leyes. En cualquier caso, el contrato originario, fundamento del Estado, debe estar basado en el consentimiento de los ciudadanos... por tanto, la legitimidad depende de las leyes y del poder que se ejerce según las mismas.
Según Kant, el contrato social no supone una pérdida de la libertad, puesto que la renuncia a la libertad salvaje, sin ley (libertad natural) en favor de la libertad civil (libertad social) es una confirmación de la propia libertad legisladora (autonomia). De esta forma, la libertad como fundamento del Estado y del deber, ser presenta como un ideal de la razón.

Las normas políticas no deben partir del bienestar y de la felicidad que cada Estado espera de su aplicación, no deben partir del fin que cada Estado se propone... sino del concepto puro de deber jurídico( cuyo principio está dado a priori por la razón pura), sean cualesquiera las consecuencias físicas que se deriven. El derecho de los hombres debe mantenerse como cosa sagrada por grandes que sean los sacrificios del poder dominante.
Inmanuel Kant, La paz perpetua.

Según Kant, ¿debería un gobierno ceder a las exigencias de un grupo de secuestradores para salvar así la vida de los secuestrados? ¿Por qué? 

6.5. MARX:


Tras la Ilustración, comienzan a surgir movimientos y pensadores que postulan que el fundamento del Estado no es la razón sino la fuerza, y que consideran que las sociedades humanas funcionarían mejor tras la desaparición de Estado.

"Para Marx, el Estado no es el reino de la razón, sino de la fuerza; no es el reino del bien común, sino del interés parcial; no tienen como fin el bienestar de todos, sino de los que detentan el poder; no es la salida del estado de naturaleza, sino su continuación bajo otra forma. Antes al contrario, la salida del estado de naturaleza coincidirá con el fin del Estado. De aquí la tendencia a considerar todo Estado una dictadura y a calificar como relevante sólo el problema de quién gobierna (burguesía o proletariado) y no el cómo."
Norberto Bobbio, El filósofo y la política

La filosofia marxista se propone la eliminación de las diferentes alienaciones (externalización, desposesión de parte del sujeto que queda plasmada en el objeto) que oprimen a los seres humanos.  En todas las épocas ha existido una clase que poseía el poder y otra (u otras) sometidas a ella. Ahora bien, las clases sometidas se sublevan tarde o temprano y conseguían arrojar de sus puesto de privilegio a las clases dominantes. Esta lucha de clases sería, para Marx, el motor de la historia, lo que provoca que tras una revolución se imponga un nuevo orden social (asiático, esclavista, feudal y capitalista) La historia comienza propiamente con la división del trabajo y la consiguiente propiedad privada de los medios de producción social. Con anterioridad a ese momento existía un comunismo primitivo. Pero desde el momento en que existieron propietarios de las fuentes de riqueza la sociedad se dividió en clases: explotadora y explotada. La dialéctica de la historia se plantea, por tanto, sobre la contradicción y la lucha de clases.
En el siglo XIX, época en la Marx desarrolló su pensamiento, el desarrollo industrial provocó que una minoría se hiciera dueña de las riquezas y los recursos productivos y sometió a la inmensa mayoría que trabajaba de sol a sol por unos salarios de miseria. Tenemos, por tanto, una clase dominante, los capitalistas, dueños de los medios de producción (riqueza, fábricas, fincas...)  y una clase dominada y explotada, la clase trabajadora o proletarios.
Pero, esta dominación no sería posible sin la ideología. La ideología consiste en teorías, valores, creencias y normas elaboradas por la clase dominante con miras a defender sus propios intereses, y procurar que no varíe su situación social. Por ejemplo, la religión es denominada por Marx como “opio del pueblo” porque sirve de justificación de la injusticia social promoviendo un mundo de felicidad ilusorio a través de la resignación.
La Revolución consiste en la toma del poder por la clase proletaria para cambiar toda la estructura social y política. La dictadura del proletariado es una fase temporal y transitoria mientras se construye la sociedad comunista, donde quedará abolido el Estado, los medios de producción y la alienación. Así se cierra el proceso dialéctico de la historia humana, que evoluciona desde el comunismo primitivo hasta el comunismo desarrollado, fase final del proceso histórico.


ACTIVIDAD: LA LUCHA DE CLASES

"La historia de todas las sociedades que han existido hasta nuestros días es la historia de la lucha de clases. Libres y esclavos, patricios y plebeyos, señores y siervos, maestros y oficiales; en una palabra, opresores y oprimidos, siempre frente a frente, empeñados en una lucha ininterrumpida, velada a veces, y otras franca y abierta; en una lucha que conduce en cada etapa a la transformación revolucionaria de todo el régimen social (...)
En los tiempos históricos nos encontramos a la sociedad dividida casi por doquier en una serie de estamentos, dentro de cada uno reina, a su vez, una nueva jerarquía social de grados y posiciones. En la Roma antigua son los patricios, los équites, los plebeyos, los esclavos. En la Edad Media, los señores feudales, los vasallos, los maestros, los oficiales de los gremios, los siervos de la gleba (...)
La sociedad burguesa, que se alza sobre las ruinas de la sociedad feudal, no ha abolido los antagonismos de clase. Lo que ha hecho ha sido crear nuevas clases, nuevas condiciones de opresión, nuevas modalidades de lucha, que han venido a sustituir a las antiguas."
Marx, El manifiesto comunista


-Señala las clases existentes en la antigua Roma y en el Edad Media. ¿Y en la sociedad burguesa?

6.6. NEOCONTRACTUALISMO

Las teorías contractualistas presentaban algunas limitaciones. Nace así el neocontractualismo, que tiene como referente las teorías contractualistas clásicas, principalmente las de Locke y Rousseau. La corriente más representativa de este nuevo contractualismo es la teoría de la justicia de Rawls.

John Rawls parte de una concepción diferente de las personas. Para él, los seres humanos se caracterizan por ser libres, iguales y capaces de actuar tanto racional como razonablemente. En esta línea, elabora la teoría de la posición original, que tiene su correspondencia en el estado de naturaleza de los contractualistas clásicos. En la posición original los ciudadanos se encuentran bajo un velo de ignorancia. En esta hipotética situación los representantes políticos estarán privados de la información acerca de los talentos y habilidades, etnicidad y sexo, religión o sistema de creencias de sus representados. En la posición original, los partidos representativos escogen los principios de justicia que habrán de gobernar la estructura básica de la sociedad. El autor sostiene que esas organizaciones representativas en la posición original seleccionarán dos principios de justicia:
·      Principio de igualdad de libertades. Cada persona ha de tener las libertades básicas compatibles con las libertades para todos.
·         Principio de ordenación de las desigualdades. Las desigualdades económicas y sociales han de ser estructuradas de manera que todos disfruten de la misma igualdad de oportunidades.




ACTIVIDAD

NEOCONTRACTUALISMO
La conciliación de libertad e igualdad propuesta por Rawls se expresa en sus dos principios de justicia.
El primero –libertades básicas igualas– afirma que todos los ciudadanos tienen derecho al más amplío sistema de libertades individuales y políticas, básicas e iguales, compatibles con un sistema similar de libertades para los demás [...].
El segundo principio de Rawls sobre la justicia limita el alcance de las desigualdades sociales y económicas. Éstas desigualdades deben satisfacer dos condiciones;
primera: deben estar asociadas a cargos y posicionas abiertos a todos en las condicionas de una equitativa igualdad de oportunidades.
Y segunda: deben procurar el máximo beneficio de los miembros menos aventajados de una sociedad (sean los motivos de esa desventaja económica familiar, de capacidad personal o de cualquier otra índole): ¿Por qué –interroga Rawls– debería irles mejor a unas personas que a otras sólo en virtud de los accidentes de las capacidades naturales? “Se justifica más –insiste Rawls– permitir que los ingresos y la riqueza se repartan de conformidad con la distribución de los bienes naturales que no por la suerte histórica y social.”
 Para resolver este problema Rawls propone lo que llama “principio de la diferencia”, que exige elevar al máximo las posibilidades económicas de los miembros menos favorecidos de la sociedad. (...)La justicia y la equidad no exigen una simple igualdad: es legítimo que un cirujano gane más que un maestro, porque los ingresos más elevados compensan la costosa formación escolar. Las desigualdades de ingresos también pueden utilizarse como incentivos para alentar a los abogados o a los capitalistas a dedicarse a actividades que rechazarían en otras condiciones. Pero la justicia impone que esas desigualdades benefician sobre todo a las personas que están condicionas económicas menos favorables.(...)
La defensa de los dos principios de Rawls revive la idea del contrato social de Hobbes, Locke, Rousseau y Kant. La tradición del contrato social propone que la forma más razonable de organizar una sociedad sea aquella en que estuvieran de acuerdo por unanimidad sus propios integrantes. A partir de esta idea, Rawls nos pide imaginarnos en una situación hipotética –que denomina “posición original”– en la que hay que escoger los principios de justicia que se utilizarán en nuestra propia sociedad. Concibe esta situación inicial para reflejar la idea ética de que somos personas morales libres e igualas, capaces de cooperar equitativamente, de elegir nuestros objetivos y tratar de alcanzarlos. De modo que las características que nos distinguen no son pertinentes para decidir a lo que tenemos derecho por razón de justicia. Hay que imaginar, así pues, que nuestra selección de principios de justicia se da tras un “velo de ignorancia”, en el que no concemos nuestro origen social, nuestras aptitudes naturales, nuestro sexo, raza, religión ni principios morales. No sabemos, en suma, si ha habido circunstancias naturales y sociales fortuitas que hayan intervenido a nuestro favor. Al pensar tras ese velo de ignorancia, dejamos de lado lo que nos distingue y sólo nos concentramos en lo que tenemos en común como personas morales libres e igualas.”
Joshua Cohen, “John Rawls, la búsqueda de la justicia”, en la revista Letras Libres

a) ¿Cuáles son los dos principios de la justicia de Rawls? (explicalos con tus palabras)
b) ¿Qué sentido tienen la posición “original” y el “velo de la ignorancia”? ¿Para qué introduce Rawls estos elementos?
c) Resume: qué es la justicia, para Rawls









Etiquetas:

0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

Enlaces a esta entrada:

Crear un enlace

<< Página principal