5 dic. 2014

EVOLUCIONISMO Y HOMINIZACIÓN

1. ORIGEN DE LOS SERES VIVOS

1.1. FIJISMO Y CREACIONISMO

Desde siempre, el ser humano no ha dejado de preguntarse por su propio origen. 
En la Antigüedad eran las religiones y la mitología las encargadas de dar una explicación.

Nuestra cultura procede de dos tradiciones:

  •  La grecorromana: Ha destacado el carácter fijista, es decir, que las especies son inmutables y no varían a lo largo de los siglos. Son muchos los relatos griegos y romanos sobre los orígenes, pero podemos destacar el mito de Prometeo.
Hubo una vez un tiempo en que existían los dioses, pero no había razas mortales. Cuando también a estos les llegó el tiempo destinado a su nacimiento, los forjaron los dioses dentro de la tierra con una mezcla de tierra y fuego, y de las cosas que se mezclan a la tierra y el fuego. Y cuando iban a sacarlos a la luz, ordenaron a Prometeo y a Epimeteo que los aprestaran y les distribuyeran las capacidades a cada uno de forma conveniente. (…) Y así, equilibrando las demás cosas, hacía su reparto. Planeaba esto con la precaución de que ninguna especie fuera aniquilada
Platón, Protágoras

  •  La judeocristiana: ha destacado el elemento creacionista y ha acentuado la dependencia de los seres vivos con respecto a su creador. El primer libro de la Biblia, el Génesis, nos relata cómo Dios creó al hombre a su imagen y semejanza.

Al principio creó Dios el cielo y la tierra. La tierra era un caos informe; sobre la faz del abismo, la tiniebla. Y el aliento de Dios se cernía sobre la faz de las aguas.
Dijo Dios:-que exista la luz
Y la luz existió (…)
Y dijo Dios:-hagamos al hombre a nuestra imagen y semejanza: que ellos dominen los peces del mar, las aves del cielo, los animales domésticos y todos los reptiles.
Génesis

El fijismo y el creacionismo se mantendrán durante la Edad Media y la Edad Moderna.
Sólo a partir de las aportaciones de Linneo, Lamarck y sobre todo, Darwin, se plantearán otras posibilidades sobre el origen de los seres vivos y del ser humano.

Linneo llevará a cabo una sistematización de la pluralidad de los seres vivos. Aunque sigue siendo fijista y creacionista, su clasificación de las formas vivas permitía observar las semejanzas de las especies que pertenecen a la misma familia, y en sus palabras: “no he podido hasta la fecha extraer de los principios de la ciencia ningún carácter a partir del cual realizar la distinción entre el hombre y el mono”.


1.2. TEORIAS EVOLUCIONISTAS

1.2.1. LAMARCK

Lamarck ofrece la primera teoría evolutiva del origen de las especies. Considera que las especies, tanto animales como vegetales, proceden unas de otras. Para explicarlo utilizó dos leyes:

  •   La función hace al órgano. Un órgano utilizado frecuentemente se desarrolla y se atrofia si no se utiliza.
  •  Las transformaciones individuales adquiridas por el uso o desuso se transmiten a los descendientes.

El ejemplo que solía poner Lamarck era el de las jirafas; estas tienen el cuello tan largo por la necesidad de adpatación en un determinado momento, por tener que alimentarse de árboles altos, y el paso de esta modificación a la descendencia

Esta teoría fallaba, sin embargo en algunas cuestiones fundamentales:
  • No logra explicar la evolución de aquellos caracteres cuyo desarrollo no depende para nada de la voluntad del animal (por ejemplo, las pigmentaciones que permiten el camuflaje a ciertas especies)
  •  No logra explicar muchas de las experiencias en las que la voluntad del sujeto sí está implicada en los cambios. Por ejemplo, durante centenares de generaciones fue costumbre en China vendar los pies de las niñas para que no les creciesen, pero en cuanto se ha abandonado esta costumbre los pies de las niñas chinas ha crecido normalmente.
  •  Los mecanismos de la herencia genética (como sabemos ahora) no consiste en la herencia de los caracteres adquiridos.

1.2.2. DARWIN


Tras un viaje por las islas Galápagos, Darwin presenta en Londres una nueva teoría de la evolución basada en sus propias observaciones.

Según Darwin se entabla una lucha por la supervivencia porque hay mas seres vivos que recursos, lo cual provoca un proceso de selección natural. Toma el concepto de lucha por la supervivencia del economista Malthus, según el cual la lucha por la supervivencia era debida al aumento geométrico de la población (2, 4,8…) mientras que los recursos solo aumentan aritméticamente (2, 4,6…) En esta lucha sobreviven los más aptos, los que presentan las características mejores para adaptarse al medio. Los peor adaptados perecen y los más adaptados transmiten sus características a sus descendientes. Aunque la teoría de Darwin se impuso a la de Lamarck, tampoco explicaba suficientemente el mecanismo de la evolución porque le falta aclarar cómo las variaciones se transmiten por herencia biológica


1.2.3. EL MUTACIONISMO DE MENDEL


La explicación de la herencia biológica llegó gracias a los experimentos de Mendel con guisantes en el jardín de su monasterio. A partir de ahí, la investigación genética promovió una nueva teoría denominada mutacionismo.

Se pueden distinguir dos tipos de variaciones: las modificaciones provocadas por cambios medioambientales, que no se heredan; y las mutaciones, que son alteraciones que se producen en los genes de los organismos vivos y se transmiten por herencia.
Sin embargo, según esta teoría, las mutaciones se producirían por causas que actúan al azar, que no necesariamente provocan mejores.

1.2.4. TEORIA SINTÉTICA O NEODARWINISMO

La pugna entre los defensores de la selección natural y los de la mutación condujo a la teoría sintética de la evolución. Se intenta armonizar el principio darwinista de la selección natural y los principios genéticos de la mutación como mecanismos explicativos del proceso evolutivo.

Las mutaciones explican las variaciones casuales de los organismos que se heredan y la selección natural dirige el curso de la evolución eliminando las variaciones menos dotadas y perpetuando a los individuos mejor adaptados.





ACTIVIDAD: UN TEXTO DE DARWIN.
 Dado que se producen más individuos que los que pueden sobrevivir, tiene que haber en cada caso una lucha por la existencia, ya sea de un individuo con otro de su misma especie o con individuos de especies distintas, ya sea con las condiciones físicas de la vida (...). Viendo que indudablemente se han presentado variaciones útiles en el hombre, ¿puede acaso dudarse que de la misma manera aparezcan otras que sean útiles a los organismos mismos en el transcurso de las generaciones? Si esto ocurre, ¿podemos dudar -recordando que nacen muchos más individuos de los que acaso pueden sobrevivir- que los individuos que tienen ventaja, por ligera que sea, sobre otros tendrán más probabilidades de sobrevivir y reproducir su especie? Y al contrario, podemos estar seguros de que toda variación perjudicial, por poco que lo sea, será rigurosamente eliminada. Esta conservación de las diferencias y variaciones favorables de los individuos y la destrucción de las que son perjudiciales es lo que yo he llamado selección natural.
Ch. DARWIN, El origen de las especies


ACTIVIDAD: BISTON BETULARIA

La Biston Betularia, o mariposa del abedul es un lepidóptero nocturno que durante el día descansa en las ramas o troncos de los árboles cubiertos de líquenes de color grisáceo. El color blanco sucio de las alas contribuye a que sean confundidas con la base sobre la que se posan.
A mediados del siglo XIX comenzaron a observarse cada vez más ejemplares de color oscuro que fueron denominados por los coleccionistas como "carbonarias". En 1948 se descubría el primer ejemplar cerca de Manchester y en 1895 el 95% de todas las mariposas de abedul eran de la variedad carbonaria.
Por aquella época se dio un curioso paralelismo: las mariposas melánicas aparecían sólo en las zonas donde se había asentado industria pesada. Actualmente, en el norte y suroeste de Inglaterra sigue dándose un 100% de variedades de color claro. El investigador inglés H. B. D. Kettlewell, que estudió el fenómeno (1955 y 1956), partió de la hipótesis de que ya antes del proceso de industrialización existían formas melánicas, como atestiguan antiguas colecciones de mariposas.
¿Cuál es la relación entre un suceso y otro?
¿Por qué era precisamente en ese momento cuando comenzaban a predominar?


1.3.      IMPLICACIONES FILOSOFICAS DEL EVOLUCIONISMO

Las implicaciones que, para la ciencia y la cultura en general, tiene el planteamiento evolucionista todavía hoy no han sido asumidas del todo.

1.3.1. AZAR O NECESIDAD

Hay quienes piensas que la casualidad y el azar no pueden explicar tan espectaculares resultados y que la armonía del proceso debe estar regida por algún tipo de orden. Se trata de la afirmación de la existencia de una finalidad en la evolución, es decir, un orden intencional que puede ser extrínseco (ordenado por algún agente externo o divinidad) o intrínseco a la propia humanidad. Un ejemplo de este último punto de vista sería la opinión de filósofos como Bergson, que han considerado el progreso una cualidad del proceso evolutivo, y al ser humano, la culminación de esa tendencia general hacia el aumento de complejidad y perfección. Otros, como Monod, mantienen que el azar es el único mecanismo explicativo de la evolución, y al ser humano es uno más de los posibles resultados del proceso evolutivo, por lo que todo podría haber sido de otra manera.

1.3.2.CRISIS DE CREENCIAS

El significado de la teoría de la evolución no es solo científico sino cultural. No es una teoría más, junto a otras teorías científicas sino que pone en crisis muchos de los presupuestos que han vertebrado la cultura occidental.
En este sentido la teoría evolutiva de Darwin se emparenta con el heliocentrismo de Copérnico, pues los dos suponen un duro golpe al “narcisismo” del ser humano, que se creía dueño y señor de la "creación"; las dos teorías cuestionan las pretensiones humanas de superioridad sobre el resto de la naturaleza, así come el sentimiento de dominio asociado a tales pretensiones. Con la teoría heliocéntrica de Copérnico, el ser humano ya no ocupa un lugar central en el universo, pues la Tierra ha dejado de ser considerado el centro del Universo para ser vista come un planeta mas. Con el evolucionismo de Darwin, tampoco es distinto del resto de los animales, pues procede de ellos y es uno más en la naturaleza. La difusión del darwinismo repercute en el modo de ver el universo y de situar al ser humano. Supone, pues, un cuestionamiento radical y profundo de nuestro antropocentrismo, que nos lleva a una nueva auto comprensión de nosotros  mismos: el hombre es una especie animal más y la vida humana, vida biológica.

1.3.3.LA EXTENSIÓN DEL EVOLUCIONISMO A OTRAS DISCIPLINAS

Esta remisión de "todo" lo humano a lo biológico, no obstante, corre el peligro de reducir lo humano a lo biológico. Es muy diferente decir, que el ser humano está arraigado en la vida biológica que decir que solo es vida biológica y a ella se reduce. Por ejemplo, el neodarwinismo social trata de aplicar la teoría de Darwin a la sociedad, sobre todo sus conceptos de selección natural y supervivencia de los mas aptos.
Otra ejemplo es la sociobiología, creada por el entomólogo Wilson, que pretende mostrar las deteminaciones genéticas de todos los comportamientos sociales, tanto de animales como de humanos. 

Episodio 21 de la temporada 17 de los Simpsons: “El traje de mono”


ACTIVIDAD: COMENTARIO DE TEXTO




¿Qué sentido tiene este devenir? ¿Está dirigida la evolución? Lo que me propongo en este ensayo es construir una figura del mundo físico alrededor de la persona humana, escogida como elemento significativo de todo el sistema... La verdad del hombre es la verdad del universo para el hombre; es decir, la verdad simplemente...
De igual manera que el polvo de la estrellas, correctamente situado en la bóveda celeste, toma hoy a los ojos de los astrónomos, la figura de las inmensas espirales en movimiento, así, las miríadas de seres que llamamos la vida tienden a disponerse, siguiendo una ley muy sencilla de concentración psíquica, terminándose en el instante presente del mundo, en el hombre. A partir del hombre, ascendiendo hacia los orígenes, la consciencia parece desanudarse, difuminarse hasta hacerse imperceptible. Hacia el hombre, al remontarse el eje de los tiempos, la espontaneidad se despierta, se organiza y, finalmente, se vuelve reflexiva, emergiendo de lo personal.

Teilhard de Chardin: Esbozo de un universo personal




La vida ha aparecido sobre la Tierra: ¿cuál era antes del acontecimiento la probabilidad de que apareciera? No queda excluida, al contrario, por la estructura actual de la biosfera, la hipótesis de que el acontecimiento decisivo no se haya producido más que una sola vez. Lo que significaría que su probabilidad a priori es casi nula... El universo no estaba preñado de la vida ni la biosfera del hombre. Nuestro número salió en el juego de Montecarlo. ¿Qué hay de extraño en que, igual que quien acaba de ganar mil millones, sintamos la rareza de nuestra condición?

Jacques Monod: El azar y la necesidad


2.       HOMINIZACIÓN

2.1. CLASIFICACIÓN EN EL ORDEN ANIMAL.

Muchas de las características del ser humano están determinadas por su pertenencia al orden de los primates. Se trata de unos mamíferos con visión estereoscópica (en tres dimensiones) y policromada, pocas crías por parto, infancia prolongada, compleja conducta social y tendencia evolutiva hacia la encefalización.
Dentro de los primates, la especie humana pertenece a la superfamilia de los hominoideos. Comparte la capacidad para balancearse en los arboles colgados de los brazos (braquiación) o para andar por el suelo en posición semierecta, vida diurna, alimentación variada y uñas planas en vez de garras.
Esta superfamilia se divide en dos familias, la de los antropoides (orangutanes, chimpancés, gorilas y gibones) y la de los homínidos, a la que nosotros pertenecemos.


2.2.PRIMEROS HOMÍNIDOS

2.2.1.      LOS AUSTRALOPITHECUS

Los primeros homínidos son conocidos con el nombre de Australopithecus, ya que casi en su totalidad fueron encontrados en África. Su nombre significa “mono del sur” ya que su aspecto era aún de simio. Surgieron hacia finales de la Era Terciaria hace unos 6,5 millones de años. Se caracterizan por tener pequeña estatura, costillas en embudo y piernas cortas y capacidad craneana escasa (apenas superan los 500cm3, como un gorila) pero lo más importante es la posición erecta y la locomoción bípeda. Este hecho les permitió abandonar el hábitat forestal y salir a los nuevos espacios de la sabana. Pasan de ser herbívoros a omnívoros.
La aparición de los primeros caracteres homínidos parece que se encuentra estrechamente relacionado con grandes variaciones climáticas que ocasionaron profundas alteraciones en el ecosistema y que obligó a los antropoides a toda una serie de adaptaciones. Probablemente, un grupo de antropoides arborícoras, ante las dificultades para obtener alimento, se vio obligado a “bajar de los árboles” y salir a campo abierto. La posición bípeda erguida suponía enormes ventajas, tanto para buscar nuevos alimentos como para localizar sus posibles presas y sus potenciales enemigos, pues permitía una mejor visión. Al dejar las manos libres, le permitía utilizar palos o piedras con fines defensivos o agresivos y quizá, la conveniencia de organizar la defensa y la caza de grandes animales, les obligó a establecer nuevas relaciones sociales.

2.2.2.      HOMO HABILIS

Convivió en África con los autralopithecus, hace entre 3 y 1,5 m.a., posee una capacidad craneana de 700cm3, su frente es ligeramente abombada, su mandibula menos robusta y sus dientes relativamente pequeños. Vivía en campo abierto y cazaba.

Se le llamó así por ser el primero en construir herramientas rudimentarias, cantos afilados por un lado llamados choppers (cultura olduvai), lo que demuestra su alto grado de inteligencia.

2.2.3. EL HOMO ERGASTER.

Vivió también en África oriental hace entre 1,8  y 1,4 m.a. Su nombre significa el hombre obrero, el artesano.
Presenta un aspecto más humano: toro supraorbital separado por surco, menos prognatismo (mandíbula pequeña por reducción molares), nariz que sobresale y mayor estatura  y gran cerebro.
Junto a él aparece nueva tecnología: herramientas bifaces muy cortantes (la cultura achelense).

2.2.4.HOMO ERECTUS

Descendiente del Homo Ergaster,  apareció hace unos 1,5 millones de años. Su esqueleto era semejante al de hombre actual: más de 1,80 m, caderas estrechas y tórax en forma de tonel, su capacidad craneana alcanzó los 1000 cm3. Tenía el cráneo aplanado, la frente huidiza y la mandíbula carente de mentón.
En el aspecto técnico se sabe que talló piedras y fabricó utensilios y armas de caza (herramientas al estilo achelense), pero su gran hallazgo es el fuego, que utilizó para cocinar.  También le sirvió para extenderse por amplias zonas del planeta, pues podía protegerse del frío, de modo que habitó en África y se extendió por Europa y Asia (hasta China y la isla de Java en Indonesia). Surgieron distintas formas sociales: familias, tribus… con culturas diversas e independientes, en las que aparecieron manifestaciones de actividad ritual (enterramientos)

2.2.5.      HOMO ANTECESOR

Su nombre significa “el pionero”, el que antecede a los demás. Sus restos fueron encontrados en la sierra de Atapuerca (muy cerca de Burgos). Parece ser que fueron los primeros pobladores de Europa hace 800.000 años. Presentan rasgos en dentición y huesos más primitivos que los Homo Sapiens, pero más evolucionados que el Ergaster y el Erectus. Poseía unos 1000 cm3 de cerebro y practicaban el canibalismo (los restos de seis individuos, encontrados en la Gran Dolina, se hallaban junto con otras “presas” que muestran las mismas señales: huesos con estrías de instrumentos para separarles la carne y triturados para comerse el tuétano).

2.2.6.      HOMBRE DE NEANDERTAL


Vivió en Europa y Oriente próximo hace 80000 años. De baja talla, rostro grande, frente huidiza y mentón incipiente, presenta una capacidad craneana de 1400 cm3 (mayor cerebro que nosotros), cuerpo más robusto y adaptado al frío. Eran cazadores de grandes animales (mamuts, osos…) y vestían sus pieles.
En el aspecto técnico se caracteriza por su abundante industria lítica, bifaces, raderas, cuchillos… (cultura musteriense). Vivió en cuevas naturales y construyó “casas” con cierta complejidad. Practicaban el culto a los muertos (enterramientos) y poseían preocupaciones espirituales.
Hace 40 o 30 mil años desapareció de toda Europa, empujado por una nueva especie, menos corpulenta pero más astuta y mejor organizada socialmente.


2.2.7.HOMO SAPIENS SAPIENS.

Coincidiendo con los últimos Neandertales, surgió el homo sapiens sapiens, cuyo representante mas significativo es el hombre de Cromagnon. Los restos más antiguos datan de 100.000 años en África y Oriente Medio, y de 40.000 años en Europa. Sus características físicas eran las del hombre actual: talla elevada, rostro plano, frente recta, mentón desarrollado, y capacidad craneana cercana a los 1250 cm3.
Desde el punto de vista técnico, surgen los instrumentos compuestos, mangos de madera con punta de piedra, agujas con ojal,… preparaban núcleos alargados para extraer lascas muy finas, raspadores (para trabajar las pieles) y buriles (para trabajar huesos, astas o marfil). (cultura Auriñaciense). Empiezan a trabajar con materias primas nuevas (metales, cerámica, tejidos) con las que fabricaban instrumentos de pesca, vestidos, figurillas y adornos personales. Tuvieron una variada manifestación de expresiones artisticas (arte rupestre) y religiosas.
Empiezan a descubrir la agricultura y la ganadería, que da lugar a la revolución neolítica con la que surgen las primeras poblaciones o ciudades.




2.2.8. ORIGEN DEL HOMO SAPIENS

Los continuos hallazgos siguen sin aportar luz suficiente para desvelar el misterio de dónde y cómo apareció nuestra especie. Actualmente se debate entre estas dos teorías:

  •  Teoría del candelabro
Wolpoff afirma que el origen del ser humano es multirregional. Es decir, que se produjeron distintos procesos evolutivos en lugares dispares del mundo prehistórico, y que hubo intercambio genético entre las muchas poblaciones existentes. Esta teoría se apoya en las cantidades importantes de fósiles encontradas en distintas partes del mundo que parecen indicar una escala continua hasta el ser humano actual.
  • Teoría del arca de Noé

Stringer y Andrews afirman que el ser humano actual tiene un origen único situado en el continente africano. Los humanos actuales habían emigrado exclusivamente desde África y ocupado progresivamente otras partes del planeta, sustituyendo por completo a las poblaciones mas antiguas que hasta entonces las había habitado. Existen numerosos indicios que muestran que los humano actuales evolucionamos del homo sapien arcaico, parecido por primera vez en el este de Africa.
Todos los seres humanos descienden de una misma Eva mitocondrial, esto quiere decir que, según los rastreos del ADNm - que sólo se transmite a través de las madres-, toda la humanidad actual tiene una antecesora común que habría vivido en el noreste de África (en territorios que corresponden a los actuales estados de Etiopía y Kenia) hace unos 150.000 años.
Hipótesis de la Catástrofe de Toba:

Muchos indicios derivados de muy recientes investigaciones sugieren que la de por sí exigua población de Homo sapiens hace unos 74.000 años se redujo al borde de la extinción al producirse el estallido del volcán Toba, (isla de Sumatra). Gran parte del planeta se vio cubierto por nubes de ceniza volcánica que afectaron negativamente a las poblaciones de diversas especies incluidas la humana,  la población de Homo sapiens se habría reducido a sólo alrededor de 1000 individuos. Si esto es cierto, significaría que el 'pool' genético de la especie se habría restringido de tal modo que se habría potenciado la unidad genética de la especie humana.



  • Europa: empezó a ser colonizada hace sólo unos 40.000 años,  pues durante milenios el desierto de Siria resultaba una barrera infranqueable desde África hacia Europa, por lo que habría resultado más practicable una migración costera desde las costas de Eritrea a las costas yemeníes y de allí al subcontinente indio. La expansión por Europa coincide con la extinción de su coetáneo de entonces, el hombre de Neandertal.
  • América: la llegada del hombre a América, se habría iniciado hace unos 40.000años atrás. Durante las glaciaciones el nivel de los océanos desciende de modo  que el "Viejo Mundo" y el "Nuevo Mundo" forman un megacontinente unido por el Puente de Bering.
  • Australia y Nueva Guinea: la Línea de Wallace significó para los Homo sapiens un límite insuperable durante casi 20.000 años para acceder a esta región. La llegada de humanos a Australia se data hace unos 70.000 años cuando pudieron fabricar rústicas almadías o balsas de juncos para atravesar el estrecho que durante las glaciaciones formaba la Fosa de Wallace.
  • Antártida: poblada desde 1904.

2.3.   RASGOS ANATÓMICOS Y FISIOLÓGICOS DEL HOMO SAPIENS

Los descubrimientos nos muestran cómo la humanidad surgió poco a poco, a través de una serie de formas sucesivas, en una lenta evolución. Esto no significa, como se temía antaño, que hayamos evolucionado a partir de los chimpancés y los gorilas, sino que en algún momento del pasado, compartimos con ellos un antecesor común. El hombre y el mono tienen un origen común, pero ninguno desciende del otro.
Nuestros orígenes deben situarse en Africa hace más de 5 millones de años, porque allí se han encontrado los restos fósiles más antiguos. Hace unos 20 millones de años Africa estaba cubierta por espesas selvas tropicales, en ese momento se sucedieron diversos cambios medioambientales junto con diversos procesos tectónicos que condujeron al aumento paulatino de la temperatura global del planeta. Entonces, se produjo un clima seco estacional. Las selvas tropicales empezaron a disminuir, entre ellas proliferaron espacios abiertos de bosques y sabanas. Este cambio fue fundamental para la evolución de los primeros homínidos, pues, acostumbrados a moverse a través de la anterior densa cubierta vegetal, se vieron forzados a moverse a través de esos espacios libres de selva. Este nuevo ambiente impulsa al desarrollo de una característica adaptativa que más tarde sería uno de los aspectos más importantes en la evolución homínida.

4.1. BIPEDISMO

El desarrollo del bipedismo, comúnmente podría decirse que "fuerzan al homínido a bajar de los árboles y salir a los llanos." Más aún, en un medio cálido y con fuerte radiación ultravioleta e infrarroja una de las mejores soluciones adaptativas son la marcha bípeda y la progresiva reducción de la capa pilosa, esto evita el excesivo recalentamiento del cuerpo. Para lograr la postura y marcha erecta han tenido que aparecer otras importantes modificaciones.

4.2.      COLUMNA VERTEBRAL

La columna vertebral bastante rectilínea en los simios, en el Homo sapiens y en sus ancestros bípedos ha adquirido curvaturas que permiten soportar mejor el peso de la parte superior del cuerpo, tales curvaturas tienen un efecto "resorte". Por lo demás la columna vertebral ha podido erguirse casi 90º a la altura de la pelvis, si se compara con un chimpancé se nota que al carecer este primate de la curva lumbar, su cuerpo resulta empujado hacía adelante por el propio peso; en el Homo Sapiens el centro de gravedad se ha desplazado, de modo que el centro de gravedad de todo el cuerpo se sitúa encima del soporte que constituyen los pies, al tener una cabeza relativamente grande el centro de gravedad corporal es bastante inestable. Otro detalle; las vértebras humanas son más circulares que las de los simios, esto les permite soportar mejor el peso vertical.
La pelvis se ha debido ensanchar; pero no lo suficiente como para que la especie tenga partos fáciles. La bipedestación implica una posición de la pelvis, que hace que las crías nazcan "prematuras". Esta modificación de la pelvis implica una disminución importante en la velocidad posible de la carrera por parte de los humanos.
Para facilitar la bipedestación, el foramen magnum (u orificio occipital por el cual la médula espinal pasa del cráneo a la raquis) se ha desplazado casi hacia la base del cráneo, mientras que en los simios el foramen magnum se ubica en la parte posterior del cráneo.

4.3.      PIERNAS

Los miembros inferiores se han robustecido, el fémur humano se inclina hacia adentro, de modo que le posibilita la marcha sin necesidad de girar casi todo el cuerpo; la articulación de la rodilla se ha vuelto casi omnidireccional (esto es, casi puede moverse en diversas direcciones), aunque en los monos -por ejemplo el chimpancé- existe una mayor flexibilidad de la articulación de la rodilla, es para un mejor desplazamiento por las copas de los árboles, es así que el humano a diferencia de sus parientes más próximos no marcha con las rodillas dobladas.
 En los humanos los pies se han alargado, particularmente en el talón, reduciéndose algo los dedos del pie y dejando de ser oponible el "pulgar" del pie .en líneas generales el pie ha perdido casi totalmente la capacidad de aprehensión. Se sabe, en efecto, que el pie humano ha dejado de estar capacitado para aferrarse (cual si fuera una mano) a las ramas, pasando en cambio a tener una función importante en el soporte de todo el cuerpo. El dedo mayor del pie tiene una función vital para lograr el equilibrio del Homo sapiens sapiens durante la marcha y la postura erecta.

4.4.      BRAZOS

La postura bípeda dejó "libres" los miembros superiores que ya no tienen que cumplir la función de "patas" ni la de braquiación; es decir, el desplazamiento de rama en rama con los brazos. Los miembros superiores, -siempre en relación con otras especies- se han acortado y  al quedar liberados de tales funciones, se han podido especializar en funciones netamente humanas.
El pulgar oponible es una característica heredada de los primates más antiguos, pero si en éstos la función principal ha sido la de aferrarse a las ramas y en segundo lugar aprehender las frutas o insectos que servían de alimento, en la línea evolutiva que desemboca en nuestra especie la motilidad de la mano, y en particular de los dedos de ésta, se ha hecho gradualmente más precisa y delicada lo que ha facilitado la elaboración de artefactos. El desarrollo de la capacidad de pronación en la articulación de la muñeca también ha sido importantísimo para la capacidad de elaborar artefactos.

4.5.      VISIÓN

El humano hereda de los primates y los prosimios la visión estereoscópica (ver la profundidad)  y pancromática (la importante capacidad de ver una amplia tonalidad de los colores del espectro visible); los ojos en la parte delantera de la cabeza posibilitan la visión estereoscópica pero si esa característica surge en los prosimios como una adaptación para moverse mejor durante la noche o en ambientes umbríos como los de las junglas, en el Homo sapiens sapiens tal función cobra otro valor; facilita la mirada a lontananza, el otear horizontes, en este aspecto la visión es bastante más aguda en los humanos que en los otros primates y en los prosimios.

4.6.      LENGUAJE

Hablar de la aparición del lenguaje humano, lenguaje simbólico por lógica parecería implicar que hay que hablar previamente de la cerebración, y eso es bastante cierto, pero el lenguaje humano simbólico tiene sus antecedentes en momentos y cambios morfológicos que son previos a cambios importantes en la 'estructura' del sistema nervioso central. Para ejemplificar esto: los chimpancés pueden realizar un esbozo, un esbozo primario, de lenguaje simbólico basándose en la mímica (de un modo semejante a un sistema muy simple de comunicación para sordomudos).
Ahora bien, el lenguaje simbólico por excelencia es el basado en los significantes acústicos, y para que una especie tenga la capacidad de articular sonidos discretos, se requieren más innovaciones morfológicas, algunas de ellas muy probablemente anteriores al desarrollo de un cerebro lo suficientemente complejo como para pensar de modo simbólico. En efecto observemos la orofaringe y la laringe: en los mamíferos -a excepción del humano- la laringe se encuentra en la parte alta de la garganta, de modo que la epiglotis cierra la tráquea de un modo estanco al beber e ingerir comida. En cambio, en el Homo sapiens sapiens, la laringe se ubica más abajo, lo que permite a las cuerdas vocales la producción de sonidos más claramente diferenciados y -en general- variados pero, al no poder ocluir completamente la epiglotis, la respiración y la ingesta deben alternarse para que el sujeto no se ahogue. El acortamiento del prognatismo que se compensa con una elevación de la bóveda palatina facilitan el lenguaje oral.

4.7.      CRANEO

La estructura craneal de un Homo sapiens adulto se aproxima más a la de la cría de un chimpancé que a la de un chimpancé adulto: el rostro es achatado ("ortognato") . Los dientes del Homo sapiens son relativamente pequeños y poco especializados, las mandíbulas, por esto, se ha abreviado y hecho más delicadas. La debilidad de las mandíbulas humanas las hace casi totalmente inútiles para la defensa a 'mordiscos' ante un predador y, asimismo, son muy deficientes para poder consumir gran parte del alimento en su estado natural, lo que es uno de los muchos "déficits" corporales que llevan al humano a vivir en una sociedad organizada. El cerebro del Homo sapiens sapiens, en relación a la masa corporal, es uno de los mayores. En el Homo sapiens sapiens el volumen oscila entre los 1200 a 1400 cc, sin embargo no basta un incremento del volumen, sino cómo se dispone; esto es: cómo está dispuesta la "estructura" del sistema nervioso central y del cerebro en particular. Por término medio, los Homo sapiens neanderthalensis pudieron haber tenido un cerebro de mayor tamaño que el de nuestra especie, pero la morfología de su cráneo demuestra que la "estructura" cerebral era muy diferente: con escasa frente, los 'neandertalenses' tenían poco desarrollados los lóbulos frontales. El cráneo del Homo sapiens sapiens es, de todos los mamíferos, el único que tiene la faz ubicada bajo los lóbulos frontales. Lo que permite el desarrollo de los lóbulos prefrontales y frontales El aumento del cerebro y su especialización permitió la aparición de la llamada lateralización, esto es: una diferencia muy importante entre el hemisferio izquierdo y el hemisferio derecho del cerebro. El hemisferio izquierdo tiene desarrollado en su córtex áreas específicas que posibilitan el lenguaje simbólico basado en significantes acústicos. La cabeza del Homo sapiens sapiens, para contener tal cerebro, es muy grande; aún en el feto y en el neonato, razón principal por la cual los partos son difíciles, sumada a la disposición de la pelvis.

4.8.      NEOTENIA

El neonato humano está muy incompletamente desarrollado en el momento del parto; puede decirse (con algo de metáfora) que la gestación en el ser humano no se restringe a los ya de por sí prolongados nueve meses intrauterinos, sino que se prolonga extrauterinamente hasta, al menos, los cuatro primeros años. Tal es la prematuración del Homo sapiens sapiens, que mientras un chimpancé neonato tiene una capacidad cerebral de un 65% de la de un chimpancé adulto, en el Homo sapiens sapiens 'bebé' tal capacidad no supera al 25% de la capacidad que tendrá a los 45 años (a los 45 años aproximadamente es cuando se desarrolla totalmente el cerebro humano).

5.            FALTA DE ESPECIALIZACIÓN E INVALIDEZ FRENTE AL MEDIO

Pese al conjunto de modificaciones morfológicas antes reseñadas, desde el punto de vista de la anatomía comparada, llama la atención una cuestión: el Homo sapiens es un animal relativamente poco especializado. El Homo sapiens es, por su anatomía, un animal muy vulnerable si se encuentra en condiciones naturales. En efecto, gran parte de las especies animales ha logrado algún tipo de especialización anatómica, pero las especializaciones si suelen ser una óptima adaptación a un determinado ecosistema conllevan el casi cierto riesgo de la desaparición de la especie especializada y asociada a tal ecosistema si éste se modifica. Las especies homínidas que se extinguieron lo hicieron por su grado de especialización: el Neanderthal se había especializado mucho al frío, el Australopiteco a un tipo particular de dieta.
La ausencia de tales especializaciones anatómicas ha facilitado a los humanos una plasticidad, una adaptabilidad inusitada entre las demás especies de vertebrados para adecuarse a muy diversas condiciones ambientales. Algunos autores sostienen que evolutivamente se da una relación inversa entre las distintas especies animales y el hombre: mientras que los animales evolucionan principalmente a nivel biológico, especializándose a los distintos ambientes; el hombre, por su parte, transforma el medio adecuándolo a sus requerimientos de supervivencia.


7.            EL FUTURO DE LA ESPECIE HUMANA

Muchos sostienen que la evolución humana ha alcanzado su grado de perfección, que no evolucionaremos más. Otros, sostienen que la evolución continúa, aseguran que nada puede detenerla porque, entre otras cosas, es un mandato de la naturaleza. El destacado genetista británico Steve Jones afirma que es muy probable que la evolución del hombre haya llegado a su fin, para él no vale la pena imaginarse cómo será el hombre en el futuro porque será exactamente igual al que ahora vemos: "El desarrollo tecnológico y científico se encargó de liberarnos del mandato de seguir evolucionando para adaptarnos al medio, la capacidad de cambio que tiene nuestra especie está agotada porque los niveles para mejorar nuestra expectativa de vida también llegaron a su tope". No hay que olvidar que para muchas especies la última etapa de su proceso evolutivo es la extinción. Otros llegan a esa conclusión por otras vías: la especie humana podría llegar a extinguirse a corto plazo porque los medios para autodestruirse ya los conoce y los maneja muy bien.

ACTIVIDADES

BIPEDISMO Y HABILIDAD MANUAL.

En un principio era el pie. Hace cuatro millones de años, antes de adquirir el uso de la palabra o de la razón, nuestros antepasados ya caminaban erguidos sobre los pies. Otros simios conservaban el pie en forma de mano, propio de nuestro común pasado trepador y arbícola. Seguían, pues, dotados de cuatro manos. (...) Al igual que los gran-des simios, podían permanecer de pie o caminar a dos patas, aunque sólo momentáneamente y pequeñas distancias. Sus pies no sólo eran inapropiados para permanecer o caminar erguidos, sino que sus patas y nalgas carecían de los músculos que mantienen en posición vertical a los seres humanos (...). ¿Por qué creó la naturaleza un simio que caminase a dos patas (...) Un simio bípedo y humano sólo tiene sentido desde el punto de vista de la evolución, porque podía hacer en el suelo algo que ninguna otra criatura había hecho nunca tanto ni tan bien: utilizar las manos para fabricar y transportar herramientas, y utilizar herramientas para satisfacer las necesidades cotidianas. (...) El empleo de herramientas y la posición erguida evolucionaron al unísono. Cuanto más dependían los australopitecos de la herramienta, mayor se fue haciendo la diferencia entre sus pies y sus manos, y cuanto más aumentaba ésta, más aumentaba la dependencia de las herramientas. (...) Los individuos que fabricasen mejores palos y los manejaran con más habilidad disfrutarían de dietas más ricas en grasas y proteínas, serían más fuertes y sanos y dejarían más descendencia.
HARRIS, M., Nuestra especie

HABILIDAD MANUAL E INTELIGENCIA.

De todos los mamíferos, sólo los primates gozan del movimiento de oposición del pulgar, en los demás el pulgar falta o es rudimentario o igual que los otros dedos. En el hombre el pulgar presenta la máxima especialización y desarrollo en potencia, oposición y tamaño, siendo su  movimiento de oposición un rasgo específicamente humano, de tal forma que si la mano del hombre es un útil precioso lo debe al hecho de que el pulgar goza de una gran movilidad y se puede oponer a los otros dedos. De la importancia funcional que se le daba al pulgar ya en la antigüedad nos hablan los hechos de que Julio César castigaba con la amputación de este dedo a los galos rebeldes, el emperador Augusto hiciera confiscar los bienes de un noble romano porque para exonerarle del servicio militar había hecho amputar el pulgar derecho a su hijo, que los legionarios romanos que habían perdido el pulgar en batalla fueran licenciados inmediatamente, que Newton, admirado por la maravillosa concepción de este dedo llegara a afirmar que «sólo el pulgar, con la ausencia de otras pruebas, me convence de la existencia de Dios».
           Sin embargo, es especialmente en las actividades prensiles donde la mano ha permitido al hombre desarrollar la mayor habilidad. Y es que la mano es primordialmente un órgano prensil, una especie de «instrumento universal». Esta «no especialización» de la mano humana corresponde a la aptitud  del hombre para fabricar herramientas. Esta habilidad manual, guiada por una visión discriminativa y dirigida por una mentalidad sumamente imaginativa e inquisitiva, dentro de una gama de actividades aparentemente ilimitada, ha capacitado al hombre para dominar su entomo natural y crear alrededor de sí mismo una cultura de arte, ciencia y tecnología. Por ello se ha afirmado que con la creación del hombre aparece en la vida una nueva etapa, una nueva fase, distinta de todas las anteriores: «La fase instrumental». Tan extraordinaria es la importancia de la mano para el desarrollo de la vida humana en su conjunto, que se ha afirmado, no sin razón, que ella constituye, después del cerebro, el mayor tesoro del hombre y Anaxágoras estuviera convencido de que «el hombre es inteligente porque tiene manos»

PURCHADES, A., La mano, admirable don del hombre.



EL HOMBRE “TRIUNFA” SOBRE LA SELECCIÓN NATURAL. 

Desde el momento que la primera piel fue usada como prenda de abrigo, desde el instante en que por primera vez se utilizó una lanza para la caza o se plantó la primera semilla, se realizó una gran revolución en la naturaleza, una revolución sin paralelo en todos los milenios anteriores, porque acababa de surgir un ser que no necesitaba seguir sujeto por más tiempo a los cambios de la naturaleza, un ser que en algún aspecto era superior a la naturaleza misma, por cuanto sabía cómo controlar y regular sus operaciones, y podía mantenerse en armonía con ella, no a través de cambios corporales, sino mediante un avance de la mente ... El hombre no había simplemente escapado al dictado de la ‘selección natural’, sino que incluso había obtenido para sí una parte del poder que, antes de su aparición, era ejercicio en exclusiva de la naturaleza misma.
A.R. WALLACE.

CEREBRALIZACIÓN Y LENGUAJE.

 Una última cuestión acerca de la evolución del cerebro es por qué se produjo una selección hacia un cráneo cada vez más redondo una vez que la capacidad craneana alcanzó su volumen moderno. Una de las ideas más sugerentes y controvertidas para explicar esta forma globular es la de que ésta se halla relacionada con el desarrollo del habla. El tracto vocal humano posee una capacidad única para producir ciertos sonidos vocales y consonantes, como consecuencia del mayor tamaño de nuestra faringe –el segmento de nuestra garganta encargado de la resonancia de los sonidos y situado entre las cuerdas vocales y la parte trasera de la boca-. (...) Los chimpancés, por ejemplo, no pueden ejecutar sonidos tales como (i), (u), (a), que son componentes esenciales en todos los lenguajes humanos. ¿Cuándo adquirieron los homínidos esta capacidad? Esta es una pregunta difícil de responder, porque las partes blandas de la boca y la garganta no se conservan en el registro fósil. Basándose en estudios realizados sobre la zona inferior del cráneo, algunos expertos consideran que el cambio crítico del aparato vocal se produjo con el Homo sapiens arcaico. Si esta teoría es cierta, el Homo sapiens habría necesitado un cuello más largo para albergar en su seno una faringe mayor. La globularización reflejaría a su vez la forma más eficaz que podría adoptar la cabeza, ahora que ya no tenía que encorvarse sobre un cuello corto, sino que podía balancearse como si estuviera sobre el extremo de un tallo.
HARRIS, M., M. Harris, Introducción a la antropología general

EL CEREBRO COMO CONDICIÓN DE POSIBILIDAD DE LA CULTURA.

A partir de determinado momento de la evolución biológica, lo que entra en juego para continuar el progreso de la especie es un factor nuevo: la cultura, la acumulación y trasmisión de conocimientos. Terminado el proceso biológico de hominización (...), estabilizado ya (al menos momentáneamente) el proceso de cerebración de la especie (...).  Entre la naturaleza y el nuevo homínido se va a interponer así una realidad nueva, una especie de intermundo técnico todavía muy rudimentario, pero que es la puerta que abre el camino para las prodigiosas proezas científicas que vendrán más tarde. El término, pues, del proceso de cerebración es la instalación de los homínidos en el mundo de la cultura, el salto a un mundo nuevo en el que nada está hecho y cuya esencia consiste, nada más y nada menos, que en la necesidad de inventarlo todo
PINILLOS, J.L., La mente humana



CINE: EN BUSCA DEL FUEGO

Ficha técnica
Título original: La guerre du feu
País: Canadá, Francia, EEUU
Año: 1981
Duración: 100´
Director: Jean-Jacques Annaud
Reparto: Everett McGill, Ron Perlman, Nicholas Kadi, Rae Dawn Chong
Sinópsis: 
Viajemos un poco en el tiempo y vayamos a visitar a una tribu prehistórica. Nuestros amigos atesoran como oro una especie de farol en donde siempre debe haber una brasa encendida, para que nunca falte el calor. Y es que aún no han aprendido cómo generar el fuego por sus propios medios, por lo que sólo pueden obtenerlo de rayos, erupciones volcánicas, o de otras fogatas encendidas
Pero hete aquí que un buen día una tribu de otra raza decide atacarlos violentamente en su cueva-hogar. Tras una feroz lucha, los sobrevivientes logran reunirse en un páramo frío y húmedo. Pero hay algo que falta, además de sus muchos parientes muertos: claro está, el fuego. Asustado por el futuro que se ve venir, el más anciano del grupo ordena a tres jóvenes que emprendan un viaje para buscar un poco de la sustancia sagrada. Lástima que la tarea no será nada fácil: nos encontramos en pleno Paleolítico: frío que hiela los huesos, depredadores a cada costado, y tribus de distintas razas atacándose a cada paso.


DOCUMENTAL: LA ODISEA DE LA ESPECIE

La odisea de la especie es un documental de nacionalidad francesa dirigido por Jacques Malaterre en 2003. El guión cuenta con la participación de Yves Coppens, conocido paleontólogo francés que colaboró en el descubrimiento de Lucy, la famosa Australopithecus afarensis encontrada en Etiopía en 1974. A lo largo de sus 90 minutos de duración el documental relata el surgimiento de la humanidad a partir de los primeros homínidos. Ha sido emitido en varias ocasiones por TVE con una presentación de Juan Luis Arsuaga, director del equipo de investigación de la Sierra de Atapuerca.



Mas información sobre este tema en el siguiente enlace:


Etiquetas:

0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

Enlaces a esta entrada:

Crear un enlace

<< Página principal